Header

Maestros jubilados no descansan tranquilos por deuda del Estado

Susana Chamba se jubiló en el 2015 luego de 38 años al servicio del magisterio. A sus 60 años, cansada del trato que estaban recibiendo los maestros y las políticas implementadas por el gobierno, creyó que ya era oportuno presentar sus papeles para la jubilación, encontrándose que eso era más difícil de lo que pensaba.

 

No solo que tuvo que luchar para poder inscribirse en la página del Ministerio de Educación al igual que muchos de sus compañeros, con quienes se insistió para que se les acepte el trámite, sino que luego empezó una nueva lucha para que le paguen el incentivo económico, un derecho que ahora no llega ni en bonos.

 

Han pasado dos años sin que Susana obtenga una respuesta sobre el dinero. En ese tiempo ha asistido a reuniones en donde ha escuchado ofrecimientos conjuntamente con sus compañeros jubilados, algunos de los cuales llevan esperando mucho más que ella, como Rosario Sánchez que lo hace desde 2009.

 

La exigencia

Ayer, desde la plaza central de Loja, en un nuevo plantón de los docentes jubilados, José Morales, presidente de su asociación, indicó que existen tres casos distintos dentro de esta lucha. El primero corresponde a los jubilados en 2008, 2009 y 2010 a quienes se les pagó una parte del incentivo, por ejemplo 12 mil dólares de 36 mil que debían recibir.

 

Otro grupo corresponde a los jubilados entre el 2011 y 2014 quienes recibieron el incentivo en bonos del Estado, lo que si bien les ha permitido recibir intereses de ese dinero, cuando han intentado negociarlos para cubrir sus necesidades, han terminado perdiendo entre 8 a 10 mil dólares. El tercer grupo corresponde a los jubilados entre el 2015 y 2017 quienes no han recibido un solo dólar.

 

Morales indica que en este nuevo gobierno han vuelto a insistir en el diálogo pero sin resultados, por lo que ya han comenzado a adoptar medidas más fuertes como la movilización nacional organizada ayer. Además se estudian medidas más radicales como la huelga de hambre de cuyos efectos responsabilizará al presidente de la República y sus ministros directamente vinculados en este caso.

 

Jorge Jaramillo, presidente de la Asociación de Maestros Jubilados de Celica, critica el trato que se les está dando, pues estos incentivos se han pagado a otros funcionarios públicos sin dificultad, menos a los docentes. “Hago un llamado al gobierno nacional, al presidente de la República, a los ministros de Educación, de Finanzas, de Trabajo para que escuchen la voz del magisterio y en el menor tiempo posible se haga el pago en efectivo”, señala. (CAB)

FUENTE: LA HORA

También te puede interesar ...

0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *