Header

Trump presiona a China sobre Corea del Norte

Los presidentes chino, Xi Jinping, y estadounidense, Donald Trump, sellaron el entendimiento a nivel nacional, pero también personal, en una cumbre que subrayó aún más el objetivo de Pekín y Washington de incrementar su colaboración en la resolución de los problemas globales.

“No puede haber un asunto más importante que la relación China-EE.UU.”, afirmó tajantemente Trump en la primera de las tres comparecencias que ambos mandatarios tuvieron en la ajetreada jornada en el Gran Palacio del Pueblo, con una reunión bilateral en dos fases, una cumbre empresarial y la lectura de comunicados ante la prensa.

Armas nucleares
El estadounidense no dejó escapar la ocasión de presionar a Pekín por la crisis de las armas nucleares de Corea del Norte, al asegurar que China “puede solucionar fácil y rápidamente” la cuestión.

Trump no precisó cómo puede Pekín poner fin a esta larga crisis, pero sí instó a Xi a trabajar “muy intensamente”, sin dejar de agradecer las últimas sanciones económicas chinas a Pyongyang dentro de las resoluciones de Naciones Unidas.
También pidió a Rusia que “ayude a controlar esta situación” e insistió en no replicar los enfoques fallidos del pasado, que hubo muchos”, en los esfuerzos para poner fin al programa atómico de Pyongyang.

Por su parte, el presidente chino destacó que Pekín y Washington “están comprometidos” con el objetivo final de la desnuclearización de la península coreana y buscarán una solución por medio de “discusiones pacíficas”.
Trump se quejó de las políticas restrictivas de Pekín o de cómo obliga a empresas extranjeras a transferir tecnología a su territorio como condición para invertir, pero en un quiebre diplomático no responsabilizó a China, sino a “pasadas administraciones” en Washington.

Xi apuntó que la economía china seguirá abriéndose a las empresas extranjeras, a la vez que las empresas de su país invierten cada vez más en el exterior.
Trump estuvo hablando junto con Xi en la capital china para anunciar la firma de acuerdos comerciales por unos 250.000 millones de dólares entre firmas estadounidenses y chinas, unas operaciones que se llevarán a cabo pese a las quejas arraigadas en la comunidad empresarial estadounidense sobre el acceso al mercado en China. (I)

FUENTE: EL TIEMPO

También te puede interesar ...

0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *