Header

Cuatro generaciones son las responsables de lo que hoy es el Hospital Clínica San Agustín

El compromiso que hace 59 años asumió Virginia Witt de Rodríguez, se mantiene más fuerte que nunca, sobre todo gracias a sus descendientes que continuaron y continúan con ese legado de cuidar la salud de sus pacientes.

Hoy en día el Hospital Clínica San Agustín es considerado un referente en la prestación de servicios médicos de Loja, la región sur, e incluso en la parte norte del vecino Perú, zona de donde también proviene parte de su pacientes.

Algo que identifica a esta institución, que es considerada la primera clínica privada de la región, es que son los descendientes de Virginia Witt quienes han aportado para que este Hospital Clínica continúe vigente.

Historia

Los orígenes del Hospital Clínica San Agustín se remontan al año 1955. En ese tiempo la impulsora, Virginia Witt de Rodríguez, empezó con la construcción del edificio donde hoy funciona esta casa de salud, ubicada en el sector de la calle 18 de Noviembre y Azuay.

La construcción quedó lista en 1959, siendo el 28 de agosto de ese año cuando oficialmente se inaugura esta naciente casa de salud y empieza a ofrecer servicios médicos en la región.

El anhelo de Virginia Witt de Rodríguez al impulsar la construcción de esta casa de salud, era que sus tres hijos (Eduardo José, Máximo Agustín y Vicente Rodríguez Witt) que se profesionalizaron como médicos y estaban fuera de Loja, regresen a su tierra natal para servir a sus coterráneos. Uno de ellos, Vicente, en ese entonces laboraba en Chicago (Estados Unidos).

Los tres hijos médicos de Virginia Witt de Rodríguez acudieron al llamado de su madre y regresaron para servir a Loja y la región. Ellos, junto a sus otros dos hermanos, Virginia y Ernesto Rodríguez Witt, fueron los socios fundadores de esta legendaria entidad médica.

Legado

Con el transcurrir de los años, el legado del hoy Hospital Clínica San Agustín continúo vigente con una nueva generación de médicos de la familia. Uno de ellos es José Rodríguez Maya, hijo de Vicente Rodríguez Witt.

José Rodríguez Maya se especializó como traumatólogo y ortopedista y labora desde hace 28 años en la institución, y desde hace cuatro, es el director médico.

Para él es un orgullo el ayudar a mantener el legado que inició su abuela, Virginia Witt de Rodríguez. “Nuestros padres vinieron de sitios lejanos a dar el aporte acá, más aún nosotros como hijos tenemos la responsabilidad de seguir manteniendo la institución, hacerla crecer, seguir brindando a Loja una salud de calidad, humanizada, haciendo programas para pacientes de escasos recursos…”, refiere.

Detrás de José Rodríguez Maya viene una nueva generación de profesionales de la Medicina. Ahí está su primer hijo José Eduardo Rodríguez Romero, quien está terminando un posgrado en Argentina en Ortopedia y Traumatología. “El objetivo de él es venir acá”, dice su padre, refiriéndose a que José Eduardo, dentro de unos seis meses, se vinculará al Hospital Clínica San Agustín.

José Rodríguez Maya también tiene sobrinos que ya están trabajando como médicos especialistas en la casa de salud. Ellos constituyen la cuarta generación de la familia.

Actualidad

Pero no solo médicos de la familia se han vinculado al Hospital Clínica San Agustín. Existen profesionales en otras áreas que también dan su aporte para que la institución siga a la vanguardia de la prestación de servicios médicos en la región.

Un caso es el de su actual gerente general, David Romo Rodríguez, profesional del Derecho que está desde hace dos años en el cargo. Él es nieto de Vicente Rodríguez Witt e hijo de Rita Rodríguez Maya.

Romo Rodríguez manifiesta que hoy en día el Hospital Clínica San Agustín se ha transformado en “el más importante y representativo ente de servicios de salud privada en la región”.

Especifica que fueron la primera clínica privada en la región y luego de muchos años de trabajo, esfuerzo y colaboración de muchos médicos, la entidad ya es un hospital general de segundo nivel que ofrece todos los servicios de esta categoría.

Actualmente, son alrededor de 100 médicos especialistas los que están adscritos al Hospital Clínica San Agustín. Señala que el sentido de humanismo, respeto y ética profesional “nos ha permitido seguir creciendo en la prestación de servicios de calidad en el tema de salud”.

Reto, responsabilidad y honor

David Romo Rodríguez considera que dirigir a la institución en la parte administrativa, no solo representa un gran reto, sino una gran responsabilidad, y además un gran honor. “Nosotros sabemos lo que representa esta institución para Loja”, aclara el gerente general.

Señala que el Hospital Clínica San Agustín busca siempre estar a la altura de las necesidades médicas de Loja y la región, y satisfacer las expectativas de los usuarios.

David Romo Rodríguez resalta que durante el transcurso de los años, la entidad ha alcanzado importantes logros. Por ejemplo se han concretado proyectos como el nuevo centro quirúrgico de alta tecnología que cuenta con quirófanos y una sala de partos, todo esto acorde a los estándares de calidad requeridos.

Asimismo, se destacan los equipos tecnológicos con los que cuenta el Hospital Clínica. Entre ellos están, a decir del gerente general, un tomógrafo de altísima calidad, equipos para resonancia magnética nuclear… “Somos una institución acreditada con algunas prestaciones y lógicamente la intención es seguirnos preparando”, menciona, y adelanta que actualmente están trabajando en un proyecto “muy importante” para ponerlo al servicio de sus usuarios. Romo Rodríguez indica que este proyecto está en etapa de planificación y diseño, cuya finalidad es que los usuarios continúen siendo atendidos de la mejor manera. (JGN)

Esta institución ya es parte de Loja, ya es de todos los lojanos”

David Romo Rodríguez

Gerente general

Nosotros como hijos tenemos la responsabilidad de seguir manteniendo la institución”

José Rodríguez Maya

Director médico

Labor social

Como parte del servicio a la sociedad, el Hospital Clínica San Agustín también ha promovido la labor social. Por ejemplo han organizado jornadas médicas de traumatología, donde se han desarrollado intervenciones quirúrgicas gratuitas a personas de escasos recursos económicos. Asimismo, se han realizados las jornadas ‘Dr. Vicente Rodríguez Witt’, mediante las cuales se han brindado unas 800 atenciones en el cantón Zapotillo.

En los últimos meses se han realizado cirugías de catarata y pterigión a quienes no poseen los recursos necesarios para pagar por este tipo de servicio.

FUENTE: LA HORA

También te puede interesar ...

0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *