Header

Políticos analizan el impuesto al trabajo en la Asamblea Nacional

En los últimos días el tema del impuesto al trabajo ha causado polémica en las diferentes provincias del país, donde se expuso que los asambleístas cobraban cierta cantidad de dinero a sus asesores por el trabajo que realizaban.

Por ello en el programa radial de Lojadebate se abordó este tema y se invitó a Cléver Jiménez Cabrera, exasambleísta de Zamora Chinchipe; Jorge Zárate Castro, asambleísta alterno de Jeannine Cruz Vaca; y Juan Carlos Sarzosa, excandidato a la Asamblea; para que manifiesten sus criterios.

Zárate Castro manifestó que el impuesto al trabajo siempre ha existido puesto que desde hace varios años hay rumores de cobros en el Parlamento Nacional de aquel entonces, pero ningún funcionario se atrevía a denunciar. Expresó que esto “se da en la mayoría de gobiernos seccionales e instituciones públicos como en las diferentes carteras de Estado”.

Sarzosa mencionó que lo que se está viviendo es “lamentable y bochornoso” al pensar que el órgano legislativo tiene como una de sus principales funciones la de fiscalizar y agregó que ellos son quienes están inmersos en actos de corrupción.

Antecedente

El problema de los impuestos era un secreto a voces, dijo Sarzosa y recordó que en su niñez ya se escuchaba que los diputados “tenían estas malas mañas” y que les recibían una cuota mensual de sus asesores.

Refirió que la Asamblea Nacional perderá más credibilidad, puesto que en la última encuesta realizada obtuvo un nivel muy bajo. “Ahora que salen más acusaciones y los ciudadanos tienen la valentía de decir que les pedían cierta cantidad de dinero para pagar cosas que no tenían nada que ver con el ámbito legislativo; perderán más credibilidad” dijo el excandidato a la Asamblea y señaló que ahora la ciudadanía se puede dar cuenta de la clase de legisladores que hay en Ecuador.

Asamblea

Por otro lado Zárate Castro puntualizó que ahora se viven nuevos tiempos, puesto que la “Asamblea en el tiempo del correato se convirtió en una institución que parecía una dependencia del Ejecutivo” porque “las propuestas eran enviadas desde ahí”. Resaltó que “el proyecto de denuncia es bueno porque son muestras de que existen propuestas reales por parte de los asambleístas que procuran denunciar estos casos bochornosos”.

El asambleísta alterno adujo que a los denunciantes se pretende ofrecerles la protección necesaria para que en lo posterior no hayan represalias en el ámbito personal y laboral. Aseveró que esta corrupción es indignante porque muchos de los asesores vienen de la provincia y con el sueldo que ganan tienen que cubrir varios gastos para mantenerse en la ciudad y aun así les quitan parte de su dinero.

Control

La Unidad de Análisis Financiero, la Contraloría General del Estado y la Superidentencia de Bancos son los organismos que planteó Fabricio Villamar para que se encarguen de investigar esta corrupción.

Sarzosa reveló que son importantes, pero no suficientes porque muchos de los legisladores solicitaban el dinero en efectivo, debido a que muchos de ellos “son pillos, no cojudos”.

Recalcó que los involucrados deben ir a la Fiscalía y presentar las denuncias con las respectivas pruebas ya sean: recibos o audios de la petición de dinero.

Las denuncias presentadas hasta el momento son de personas que dejaron de ser asesores y ya no tienen una vinculación directa con los Asambleístas, porque los actuales tienen el temor de denunciar a su jefe, pese a que la presidenta de la Asamblea les garantiza el trabajo.

Zárate dijo que es importante que la prensa se involucre en estos temas porque son los encargados de exhibir este tipo de actos indebidos que se generan en el país. Sin embargo, dijo que es necesario que se haga un planteamiento que asegure el trabajo de los asesores, puesto que sería incómodo trabajar con la persona denunciada.

Corrupción

Algunos de los legisladores del parlamento Nacional cumplen con su labor, pero otros que no hacen nada y ganan un sueldo de 5 mil dólares mensuales; esto también es corrupción dijo el exasambleísta de Zamora Chinchipe y aseveró que las personas tienen miedo de denunciar estos actos de corrupción porque pueden perder su trabajo.

Refirió que no se puede realizar una buena investigación si la efectúan los mismos Asambleístas, no se sabe quiénes están cobrando las coímas. (DRM)

FUENTE: LA HORA

También te puede interesar ...

0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *