Header

Seis menores esperan que su padre, preso en el extranjero, regrese a Ecuador

Cada domingo esperan con ansias que suene el teléfono. Son seis menores de edad, hijos de un pescador que cumple una condena de cinco años de privación de libertad en una cárcel del estado de Florida, en Estados Unidos. El delito: narcotráfico.

El pescador fue aprehendido a inicios del 2016. Si regresa al país cumplirá el resto de su pena en una cárcel local, como sucede con otros 55 ecuatorianos que han vuelto tras gestión ministerial y de Cancillería.

Dispone de 4 minutos para conversar con los suyos.

Según parientes, el pescador aprovecha para decir a sus hijos y esposa que los extraña.

Lourdes (nombre ficticio) es la esposa que se convirtió en sostén de la familia ante la ausencia del pescador.

Ella gana unos cuantos dólares efectuando labores de costura y procura tener trabajos de medio tiempo. La mayor de sus hijos la ayuda en el cuidado de los hermanos menores.

Habitan en una vivienda de caña, con piso de tierra y con tres camas. El menor de los hermanos aún no tiene 2 años.

Lourdes perteneció hace algún tiempo al gremio de esposas de pescadores que impulsa la repatriación de estos. Dice que no denunció la desaparición de su conviviente porque sentía que estaba vivo.

Cuando se le pregunta por la última vez que lo vio, suspira. Dice que fue el 18 de enero del 2016. Supo que estaba privado de su libertad dos meses después de que partió a supuestas faenas de pesca.

Lourdes relata que cuando su esposo la contactó, le dijo que no crea en lo que decían y que solo espere sus llamadas. De lo poco que le ha dicho es que labora como cocinero en la cárcel, que eso le permite enviarle un poco más de $ 100 al mes.

Comenta que vive con resentimiento e ira por la situación. Cree que se aprovecharon de su deseo de construir una casa para sus hijos, del anhelo de que cada uno tuviera una habitación y para que así estuvieran más seguros y abrigados.

“Él tenía trabajo en un barco y después solo salió en otra embarcación. Ese día ni se despidió bien, no llevó ropa, no se llevó nada, solo salió y dijo que cualquier cosa me llamaba”, relata la mujer mientras sostiene a su bebé, al que su padre no ha podido cargar en brazos.

Lourdes lamenta que sus hijos no tienen la oportunidad de comer fuera de casa. Dice que afronta limitaciones para complacerlos y asegura que los vecinos saben lo que pasó con su pareja, que la ven como la esposa de un pescador preso en el exterior. Manifiesta que no es la única en Salinas en esa situación. Remarca que esperará a su esposo y pide que como ha sucedido con otros pescadores, la ayuden para apresurar su retorno al país. (I)

Repatriación
Al menos 9 pescadores peninsulares serán repatriados a Ecuador, pero aún no hay fecha de regreso. Se los detuvo en aguas internacionales por tráfico de estupefacientes. La asambleísta por Santa Elena Noralma Zambrano impulsó un pedido de familiares y recibió respuesta de Cancillería y del Ministerio de Justicia.

55
Ecuatorianos

El número de compatriotas sentenciados en el exterior y que cumplen sus penas en el país alcanza esa cifra.

FUENTE: EL UNIVERSO

También te puede interesar ...

0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *