Header

Trump apuesta por hombres de Wall Street para su gabinete

Durante la campaña presidencial, el entonces candidato republicano Donald Trump hablaba en un comercial mientras imágenes de Wall Street y del banco Goldman Sachs aparecían de fondo. “Una estructura de poder global que es responsable de las decisiones económicas que han robado nuestra clase trabajadora, despojado a nuestro país de su riqueza, y han puesto ese dinero en los bolsillos de un puñado de grandes corporaciones”, decía el empresario.

Pero tras su victoria electoral, el Presidente electo parece haberse olvidado de su publicidad de campaña. El miércoles, nominó como Secretario del Tesoro a Steven Mnuchin, un hombre ligado a Wall Street y que trabajó en Goldman Sachs por 17 años.

Mnuchin, de 53 años, fiel a Trump desde que lanzó su candidatura y quien fue su director financiero en la campaña, se convertirá en la cabeza del equipo económico de la nueva administración. De acuerdo a The New York Times, esta es una señal de que Trump planea enfatizar políticas favorables a Wall Street, como los recortes de impuestos y un impulso en la infraestructura, en los primeros días en el Salón Oval. Se estima, además, que será el hombre que tendrá la tarea de echar pie atrás -en el ámbito comercial- al acuerdo nuclear con Irán implementado por el Presidente Barack Obama, así como al descongelamiento de las relaciones con Cuba.

Mnuchin se unirá al millonario Wilbur Ross en el equipo económico, quien asumirá como Secretario de Comercio. Ross, denominado “rey de la bancarrota”, ya que es famoso por comprar empresas con problemas financieros con potencial de generar utilidades, tiene una fortuna de casi US$ 3.000 millones, según Forbes.

En tanto, el millonario Todd Ricketts, propietario del equipo de béisbol Chicago Cubs, se integrará al equipo económico como Subsecretario de Comercio.
Mnuchin, que no tiene experiencia política, dejó en 2002 Goldman Sachs -antes de la crisis financiera de 2008- para crear su propia firma, Dune Capital, que ayudó a financiar películas como “Avatar”, “X-Men” y “American Sniper”. En 2008, para los inicios de la crisis, compró, junto a los millonarios George Soros y John Paulson, el banco IndyMac de California, quebrado en ese entonces y especializado en conceder préstamos hipotecarios “subprime”. Fue adquirido por US$ 1.600 millones con la ayuda del gobierno. Rebautizado como OneWest Bank, se hizo conocido por desalojar rápidamente de sus casas a quienes se atrasaran en pagar su hipoteca. En 2015 fue vendido por US$ 3.400 millones, una “hazaña” que Trump ha remarcado estos días.

FUENTE: EL TIEMPO

También te puede interesar ...

0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *