Locales

Con procesión de la Virgen del Cisne finalizan las festividades las actividades por su Natividad

0

A las 11:20, de ayer, la Imagen de la Virgen del Cisne dejó el templete levantado a las afueras de la iglesia Catedral para junto a sus devotos iniciar una procesión por las calles céntricas de la localidad y con ello rendir pleitesía por la Natividad de María, la madre de Jesús, que rememoraron sus creyentes.

Entre la muchedumbre estaba Pablo Jerves Rendón y su familia. Ellos llegaron desde la ciudad de Azogues, capital de la provincia de Cañar, la noche del último viernes, para venerar a ‘La Churonita’ como ellos tienen la costumbre de llamarla cariñosamente y con dicen con absoluto respeto.

“Desde hace 10 años cumplimos con esta tradición. Nosotros arribamos a la ciudad de Loja un día antes de la fecha de celebración del Nacimiento de la Virgen María que está representada en la advocación de ‘La Churonita’, que es nuestra misericordiosa madrecita”, indica el jefe de la familia Jerves Rendón.

Procesión de fe

La Imagen de la Virgen del Cisne fue llevada en hombros de sus hijos. La procesión se tomó la calle Bernardo Valdivieso y llegó hasta la Colón. De ahí fueron a la calle Bolívar para subir por ella hasta la Rocafuerte e ir hacia el este por la Bernardo Valdivieso y bajar hacia la iglesia Catedral.

Las familias llegaron a la plaza Central para agradecer a la Virgen del Cisne por los favores recibidos y pedir que les conceda salud para poder seguir venerándola. Los asistentes aprovechan la ocasión para disfrutar de las festividades que organiza la Diócesis de Loja y otras entidades privadas y públicas.

El obispo de la Diócesis de Loja, monseñor Alfredo Espinosa Mateus, presidió la ceremonia religiosa que dijo es de los azuayos y los lojanos y ellos se ponen a los pies de ‘Vuestra buena Madre’. “¿Qué seríamos sin ella?, ¿Qué podríamos hacer sin ese gran regalo de vida y sacrificio que ella nos da?”, dijo el Obispo. (NAZ)

Hasta el primero de noviembre

Varios artistas como Máximo Escaleras, Servio Rodríguez y otros interpretaron varias canciones en honor a la Virgen del Cisne. La Imagen, de alrededor de 78 centímetros de altura, usaba un traje de gala amarillo, una corona y varios accesorios. Ayer, celebraron su santo todas las personas que llevan el nombre de María. Las fiestas religiosas culminaron ayer, sin embargo, la efigie permanecerá en Loja hasta el jueves primero de noviembre, cuando ella inicie su recorrido de retorno al santuario de la parroquia de similar nombre.

FUENTE: LA HORA

Aumenta el número de créditos hipotecarios que da la banca privada en Ecuador

Previous article

Lojanos conocieron sobre proceso de Elecciones 2019

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

More in Locales