Internacional

¿La rapidez para elaborar vacuna contra COVID-19 afectaría en su calidad?

0

La elaboración de una vacuna puede tardar años, incluso décadas. Por esto, ha sido sorprendente la respuesta de la comunidad científica y farmacéutica para tratar de encontrar un medicamento que genere inmunidad contra el COVID-19.

Incluso, laboratorios como AstraZeneca y Pfizer anunciaron que es muy probable que empiecen la producción masiva de sus vacunas para finales de este año.

Sin embargo, esto genera interrogantes a nivel mundial, especialmente si la calidad de estos medicamentos se ha comprometido por la “rapidez” con la que se los ha investigado. Hay dudas sobre la duración de la inmunidad en las personas. Estos temas se analizaron ayer en un webinar al que asistió EL UNIVERSO.

Para Tausif Butt, representante de AstraZeneca, estas preocupaciones son válidas, pero afirma que si bien se ha avanzado rápido, se lo ha realizado con todos los cuidados.

Indica que su laboratorio junto con la Universidad de Oxford no han tomado “atajos” para desarrollar la vacuna: “En lo que estamos corriendo riesgos es en lo financiero, ya que el proceso, que por lo regular se hace secuencialmente (por etapas), lo estamos haciendo paralelamente”.

En Pfizer hemos hecho un programa con cuatro vacunas de forma simultánea con diversas dosis y grupos de edades, pero siempre con rigurosidad científica y buenas prácticas clínicas”, dice.

Los expertos concuerdan en que la unión de la comunidad científica y que las entidades regulatorias hayan dado prioridad a los procesos de desarrollo de vacunas ha sido vital para reducir los tiempos. “No hemos comprometido los procesos”, precisa Morales.

Josue Bacaltchuck, representante de Janssen, empresa que también desarrolla una vacuna, afirma que todos los datos que se recopilan son entregados a las autoridades regulatorias, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), y son ellas las que aprueban el uso de las vacunas. “No es una decisión que va a tomar la industria”, añade.

Según la OMS, actualmente hay 25 prospectos de vacunas en estudios clínicos, de estos, cuatro están en fase tres. (I)

FUENTE: EL UNIVERSO

Inclusión social de los grupos vulnerables en Gonzanamá.

Previous article

Horchata La Lojana amplía mercado

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.