Internacional

Sindicatos vuelven a paralizar Argentina en quinta huelga contra Mauricio Macri

0

Cientos de vuelos fueron cancelados mientras bancos, escuelas y la administración pública cerraron sus puertas en la quinta huelga nacional que el sindicalismo argentino realiza este miércoles contra las políticas de ajuste del conservador presidente Mauricio Macri.

La medida de fuerza tiene lugar a pocos meses de los comicios en los que Macri buscará su reelección y la opositora exmandataria Cristina Fernández (2007-2015) su regreso al poder.

La huelga convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT) -la principal central obrera- y que cuenta con la adhesión de la combativa Central de Trabajadores de la Argentina, se sentía con fuerza en Buenos Aires y otras ciudades por la paralización de los ferrocarriles, el metro y los autobuses, así como el transporte de mercancías por carretera y vía marítima.

Aerolíneas Argentinas fue una de las compañías aéreas que no operó debido a que los sindicatos de pilotos se plegaron a la medida. Unos 330 vuelos fueron cancelados y 37.000 pasajeros resultaron afectados.

En los hospitales se atendían sólo las emergencias pero en los comercios, en cambio, la medida se acataba de forma dispar.

Dirigentes sindicales consideraron que el paro fue más exitoso que otros realizados contra el gobierno y afirmaron que demuestra el rechazo a las políticas que generaron despidos, el cierre de 14.000 pequeñas y medianas empresas y la pérdida del poder adquisitivo de los salarios a causa de una inflación “alarmante”.

“Espero que este paro contundente lo haga reflexionar al presidente y empiece a cambiar algunas cosas porque si no, no lo veo con un destino que sea válido para los argentinos”, afirmó a periodistas Hugo Moyano, el combativo secretario general del gremio de los camioneros.

En tanto Rubén García, de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses, dijo que en ese sector el paro rondó una adhesión de entre 90% y 92%. “Estamos hartos de cesantías, de bajos salarios, de cese de actividad en la industria y estamos hartos de este gobierno y pensamos para (las elecciones de) octubre en la unidad de todos los sectores populares”, afirmó.

Organizaciones de izquierda cortaron varios accesos a la ciudad e instalaron “ollas populares” donde se suministrará alimentos para visibilizar la “situación de hambre y exclusión”.

El gobierno rechazó la medida de fuerza, que consideró ‘política’. “Estamos hartos de los paros… cuando hay un gobierno que no es del partido de los sindicalistas, pasa esto”, se lamentó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en declaraciones a radio La Red.

En un panorama de creciente descontento social por el aumento de las tarifas de los servicios públicos y la aplicación de medidas de ajuste fiscal, el conservador Macri buscará revalidar su mandato y tendrá como principal rival la fórmula integrada por Alberto Fernández y la exmandataria, del peronismo de centroizquierda. El primero fue jefe de gabinete de la actual senadora y de su antecesor y marido Néstor Kirchner (2003-2007).

Los sindicalistas más combativos comulgan con el ideario de la exmandataria, quien en las encuestas se disputa los votos palmo a palmo con Macri.

En tanto la CGT, que mantiene una relación fluctuante con el gobierno, encabeza la medida de fuerza con un discurso más crítico por el aumento del malestar y la presión de sus bases.

Según el oficialismo, detrás de la huelga hay una motivación política y distintos gremialistas buscan el apoyo de sectores afines para aspirar a puestos públicos.

“Esta actitud tiene que ver con algunas posiciones de algunos dirigentes (sindicales) de cara al cierre de listas” electorales, dijo el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Como en otras pulseadas con el gobierno, los huelguistas reclaman la marcha atrás de las políticas para lograr el equilibrio fiscal exigido por el Fondo Monetario Internacional, que el año pasado concedió un préstamo de más de 56.000 millones de dólares al país para sortear una crisis cambiaria que devaluó el peso más de 50%.

El paro tiene lugar en medio de una fuerte recesión económica, una inflación de 15,6% en los primeros cuatro meses del año respecto del mismo periodo del año anterior y una pobreza que afecta a más del 32% de la población. El alza de los precios fue de 47,6% en 2018 y economistas estiman que llegaría a 40% este año. (I)

FUENTE: EL UNIVERSO

IESS Loja cuenta con modernas instalaciones para rehabilitación y terapia física

Previous article

Oposición y régimen de Venezuela buscarán unas salida acordada a la crisis

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.