Opinión

Maraton para llegar al poder obstaculizado por Antonio C. Maldonado

0

Se acerca la hora del cabalístico y tétrico “domingo 7 de febrero” de 2021, que no podemos siquiera imaginarnos que nos deparará con el nebuloso e intrincado sistema de votación que indefectiblemente nos llevará a la tradicional impugnación del fraude electoral, actualmente protagonizado por el imperio del norte, pero esta vez no solo será por uno sino varios de los que intentan llegar a la segunda vuelta. 

Al respecto y como todo ha cambiado con las restricciones dispuestas por las autoridades debido a la incontenible pandemia, los candidatos no podrán desplegar su campaña eleccionaria en la forma acostumbrada con algunos cambios, períodos que los vivieron en su juventud o adultez todos los candidatos; citando algo, el doctor Velasco Ibarra, lo único que pedía era “un balcón en cada pueblo” desde allí se dirigía a la multitud y mediante ese ardid fue elegido democráticamente 5 veces presidente; posteriormente, surgieron las concentraciones partidista para proclamar las candidaturas y el cierre de campaña en las tarimas que las armaban para cada ocasión en los parques públicos previa autorización de la municipalidad, en la que intervenían los oradores de los partidos políticos auspiciantes y los candidatos con el clásico y demagógico discurso de ofertas de campaña utilizando gigantescos parlantes que irrumpían la tranquilidad del vecindario; en algunos casos para entusiasmar a la concurrencia y cosechar aplausos los candidatos culminaban su intervención algunos bailando o cantando lo hagan bien o mal, todo esto acompañado de unas buenas dosis de licores. 

Como las tradicionales campañas singularizadas con anterioridad no podrán llevarse a efecto en la forma estilada, nadie sabe qué recursos se implementarán para hacer conocer los candidatos y su programa de acción ya que en las entrevistas de los medios de comunicación disponen de espacios muy cortos o restringidos para pregonar o difundir algo del monumental desafío que tienen que enfrentar a partir de mayo del próximo año; pues, las manifestaciones públicas están prohibidas y se da cumplimiento como en el caso de Guayaquil cuando hace algunos días el Abogado Jaime Nebot, alto dirigente del partido Social Cristiano trató de llevar a efecto un mitin que fue disuelto por orden de la autoridad municipal pese a que el cabildo está dirigido por la Alcaldesa de su agrupación política que manifestó por los medios de comunicación que el control de la salud pública tiene que comenzar por casa no permitiendo ese tipo de aglomeraciones. 

Para la próxima faena eleccionaria que está por sobrepasar los plazos dispuestos en los cuerpos legales al no terminarse la calificación o descalificación de candidaturas existiendo pocas pendientes lo que impide que puedan imprimirse oportunamente las papeletas correspondientes y tornará más escabroso el tránsito hacia ese objetivo, el mismo que desde sus orígenes, con las modalidades que impone la temible pandemia posiblemente se produzca lo que se dice en el argot popular “una chanfaina indigerible” con mayor número de votos nulos o en blanco lo que deslegitimaría el triunfo de cualquier candidato que puede constituirse en un nuevo Presidente Transitorio por cuatro años.                                                  

El caos por el que atravesaremos en este capítulo de la democracia obliga a las autoridades pertinentes a articular un nuevo y requerido sistema que garantice por una parte la transparencia del proceso así como de la seguridad ciudadana que esta desatada en forma descomunal ya que la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas tienen a su cargo y bajo su responsabilidad el mantenimiento del orden y la custodia de los sufragios hasta llegar a los destinos dispuestos.  O

Radio Luz y Vida

Jornada extendida para pasaportes es un éxito, asegura Director General de Registro Civil

Previous article

UNL lidera proyecto de Inteligencia Artificial aplicada a la educación

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.

More in Opinión