Opinión

Excesivos escándalos y reclamos por: Antonio C. Maldonado V.

0
Desde el inicio del actual Gobierno Nacional y los nuevos gobiernos Autónomos descentralizados no paran los problemas que mantienen en vilo y desorientada a la ciudadanía, al efecto citaré algunos de los últimos, el vía crucis del sacerdote José Tuárez por haber cometido el “sacrilegio” de ocupar la presidencia del codiciado CPCCS, largo y escabroso trayecto por el que lo obliga emprender la partidocracia que impera y avasalla nuevamente en la Asamblea Nacional, tratando de violentar expresos e imperativos mandatos constitucionales, ya que, si bien la Carta Magna en el Art. 131, faculta a esta Función del Estado proceder al enjuiciamiento político de los miembros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social y otras autoridades de alto nivel, es por la causal de “incumplimiento de las funciones que les asignan la Constitución y la ley” que en el caso del P. José Carlos Tuárez, no es por ese motivo sino algo totalmente diferente; en el asunto en referencia quienes deben ser enjuiciados políticamente por la Asamblea son los integrantes del Consejo Nacional Electoral, que calificaron la idoneidad del mencionado eclesiástico para ser candidato, hicieron campaña y resultó electo en las urnas por la voluntad del pueblo. De tal suerte que la Asamblea Nacional nada puede hacer contra el sacerdote Tuárez, salvo el caso de que nuevamente, como está acostumbrando, proceda a violentar la Constitución y el debido proceso. Por dicho asunto y otros más como el del matrimonio igualitario, que al momento se ha ido apaciguando, se pide por varios sectores convocatoria a Consulta Popular o elecciones de Asamblea Constituyente para dictar una nueva Constitución y un paquete de más asuntos; la interrogante que se hace el pueblo es, ¿para qué?, si nunca se cumplen los mandatos populares peor los constitucionales.
A más del interminable caso arroz verde e impuesto del mismo color que se debate en la Asamblea, brota el de la minería ilegal, en las montañas de la parroquia Buenos Aires en el sector llamado “tierra de nadie” articulada y dirigida por capos de la mafia colombiana, donde taladraban el cerro unas 10.000 personas en busca del metal precioso para salir de pobreza, lo que a más del desalojo de los ocupantes que una parte son colombianos y algunos venezolanos, pero la mayoría ecuatorianos, acarrea una serie de problemas sobre la movilidad humana, que mantienen ocupados a los gobiernos central y seccionales soslayando los problemas vitales para el desarrollo del país como la falta de empleos y más bien se anuncia para este mes el despido de 2000 empleados públicos según informa el consejero presidencial Santiago Cuesta; podría escribirse un libro sobre el desastre nacional, pero esto no excluye los reclamos que inician los gobiernos seccionales al Gobierno Central para atención a sus requerimientos y la solución a los problemas heredados de las irresponsables administraciones anteriores, como sucede en nuestra localidad con las obras inconclusas de la regeneración urbana, mal construidas y peligrosas para los transeúntes con las “baldosas resbalosas” lo que tenemos que comenzar a pagar, como el interminable pago del inservible “plan maestro de agua potable” y de los puentes que antes no se cobraba que todo, en fin una serie de problemas que trataremos en una próxima entrega.
Radio Luz y Vida

Cholango inspecciona avance de ampliación de agua potable de Zapotillo

Previous article

Corporación de Ferias de Loja brinda capacitaciones a la ciudadanía

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.

More in Opinión