Opinión

La patraña del retorno a la democracia – Antonio C. Maldonado V.

0

Huérfana de respaldo popular la oprobiosa dictadura militar que detentó el poder hasta 1979 y se la obligó a declinar el poder, iniciamos las cuatro décadas del denominado período de retorno a la democracia luego de una consulta popular y luego de que el Abogado Jaime Roldós Aguilera, asumiera la Presidencia Constitucional de la República cuyo ejercicio fue muy corto por su fallecimiento en el nunca esclarecido accidente de aviación ocurrido en nuestra provincia y le correspondió ocupar la presidencia a Oswaldo Hurtado Larrea, lo que produjo un cambio diametral en los objetivos presidenciales del Abogado Roldós, simbolizados en La Carta de Conducta de Riobamba en defensa de la democracia, el Estado de derecho y la prevalencia de los derechos humanos; resulta entonces en estas circunstancias que el retorno a la democracia se convirtió en regreso a la aristocracia, esto es, al sistema de gobierno que solo ejercen el poder las clases dominantes y actualmente es de nuevo la denominada partidocracia.

Durante los cuarenta años de transcurrido este fenómeno socio político y económico, se produjeron 15 gobiernos presidenciales, entre constitucionales, interinos y golpistas así como sucesos muy lamentables alejados totalmente del ejercicio de la democracia y unos pocos de beneficio colectivo, entre los que debe mencionarse algunos que conmocionaron al país como la sucretización de la deuda externa en beneficio de los empresarios, en el gobierno de Hurtado; el caso de los niños Restrepo en el de Febres Cordero; en el de Jamil Mahuad, el asesinato a plena luz del día del diputado Jaime Hurtado máximo dirigente del MPD.; congelamiento de fondos de clientes del sector financiero bancario, el feriado bancario, la sustitución de la moneda nacional, el sucre, y la improvisada instauración del dólar y el doloroso éxodo masivo de ecuatorianos al exterior, sin que nadie nos asista ni se conduela como ahora con los venezolanos; por otra parte la permanente metida de mano a la justicia y reparto del  botín burocrático de esa función del Estado por la partidocracia y la permanente aplanadora instaurada en El Congreso ahora Asamblea Nacional; el agresivo endeudamiento externo, el saqueo de los fondos del IESS.; la dependencia económica por explotación de nuestros recursos naturales  y un libro más que sobre este asunto podría señalarse; sin embargo también  hay que reconocer como positivo  la participación paritaria de género en los procesos electorales y administración  pública; la intervención política y social del sector indígena y el acuerdo de paz con el Perú.

Como esta etapa se ha regido por tres constituciones de las que ninguna satisface especialmente a los poderosos peor a los de a pie ya que solo esporádicamente se aplica en lo que los beneficia constituyéndose en letra muerta, por lo que se piensa en una nueva que debe ser debidamente consensuada con real participación ciudadana y no solamente por los grupos de poder que controlan la partidocracia y se convierten en la clásica aplanadora como en la Constitución de 1988, que las resoluciones se aprobaban por la mayoría de la alianza entre el  Partido Social Cristiano y la Democracia Popular; así no se avanza en democracia, esperamos que no se cumpla el criterio ” que la historia se repite, lo que cambian son los personajes”.

Radio Luz y Vida

Mario Balotelli no jugará en Flamengo

Previous article

Álvaro Uribe, expresidente de Colombia, es citado a indagatoria por presunta manipulación de testigos

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.

More in Opinión