Opinión

Medidas del gobierno sin respaldo popular por Antonio C. Maldonado V.

0

Escribo estas breves  tendientes a bosquejar un breve criterio y análisis de los álgidos momentos que estamos pasando en el país con la oposición de varias e importantes organizaciones civiles que se oponen y condenan pidiendo la derogatoria de la supresión del subsidio a los combustibles y consecuente elevación del   precio y por otros asuntos que afectan a la colectividad nacional, incluidos en  el Decreto Ejecutivo expedido por el Presidente de la Republica, Lcdo. Lenin Moreno Garcés; delicada situación que ha originado la protesta en las calles y ha motivado que el Presidente disponga el Estado de Excepción con toque de queda y traslado de la sede del Gobierno Nacional a la ciudad de Guayaquil, dejando sin inquilino al palacio presidencial ubicado en la Capital,  para controlar desde allí las  movilizaciones y desmanes como cierre de carreteras y los perpetrados por los delincuentes que aprovechan de estas lamentables circunstancias, que han convertido al país en un polvorín que estalla a diario.

Por su parte el gobernante manifiesta que está dispuesto al dialogo con los insurgentes y para eso ha conseguido la colaboración de la ONU y de la Iglesia Católica; sin embargo, en declaraciones públicas dice que no dará marcha atrás en las medidas decretadas por su autoridad; surge entonces la interrogante: ¿De qué dialogo se habla con esas condiciones?, por su parte los protestantes piden la derogatoria total del decreto, avizorándose desde ya que ese objetivo va al fracaso por irrealizable, porque las partes empecinadas piden “todo o nada”.

El señor ministro de Economía y Finanzas, y muchos funcionarios de la cúpula gubernamental han expresado públicamente que el alza del precio de los combustibles se debe fundamentalmente para evitar que las mafias delictivas realicen el contrabando a los países vecinos, aseveración que para muchos constituye un verdadero disparate, ya que, es una tarea que les corresponde efectuar a las autoridades pertinentes al igual que con el tráfico de estupefacientes que a diario se requisan por toneladas; lo mismo debe hacerse con los combustibles que no se los lleva en el bolsillo ni en la mochila.

Si las partes contendientes aspiran a llegar a un arreglo fructífero que nos devuelva la tranquilidad y el desarrollo normal de las labores cuotidianas pérdidas por más de una semana, lo que desarticula totalmente el quehacer diario en todos los hogares por la supresión de las labores educativas.

El 9 de octubre que no se pudo celebrar la efeméride de los 199 años de la Independencia de Guayaquil, se realizó una marcha en la ciudad de Guayaquil denominada “Por la paz y la Democracia”, organizada por la Municipalidad, durante las intervenciones de los organizadores ninguno se pronunció respaldando las medidas gubernamentales y más bien dio la impresión de que se trataba de un acto cívico frustrado que se lo utilizo para promover la candidatura presidencial del abogado Jaime Nebot.

Esperemos una solución breve a este nefasto episodio de la vida nacional en el que debe haberse gastado ingentes cantidades de dinero del Erario Nacional y causado cuantiosos perjuicios a la sociedad, fuerte cantidad que tiene que devengarse de lo que pensaban recaudar con las medidas económicas. O

 

 

Radio Luz y Vida

Hondureños piden la renuncia del presidente por supuestos vínculos con el narcotráfico

Previous article

Medios internacionales informan sobre las protestas en Ecuador

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.

More in Opinión