Opinión

Rumbo hacia una paz verdadera por Antonio C. Maldonado V.

0

La anhelada paz por la que luchamos permanentemente los ecuatorianos, fue interrumpida por las protestas de organizaciones clasistas y del sector indígena en todo el país, inconformes y pidiendo la derogatoria del Decreto Ejecutivo N° 883, que eliminaba el subsidio a los combustibles.

En la realización de las marchas pacíficas que se efectuaron, como siempre sucede, se infiltraron delincuentes de toda clase que realizaron actos vandálicos que atentaron contra la seguridad ciudadana y la propiedad pública y privada, causando cuantiosos perjuicios económicos, por lo que la fuerza pública tuvo que controlarlas, aunque con exceso de rigor en varias ocasiones; si bien la ciudadanía en forma mayoritaria apoyó la protesta, también condenó los sucesos de violencia.

Frente a la incontrolable agitación popular que se vivía, el señor Presidente de la República se vio obligado a retornar a la Capital y convocar a una tregua para mantener la paz mediante el diálogo, que tuvo eco en el sector indígena y se llevó a efecto con la mediación de delegados de la Conferencia Episcopal y de la ONU, cuyo resultado lo conocemos, que en lo fundamental constituyó la derogatoria del Decreto 883, medida que según los expertos no solucionaba el déficit fiscal  perjudicando directamente al transporte, sin tomar en cuenta los graves perjuicios que causa a la ciudadanía.

Los representantes indígenas obtuvieron su objetivo principal y continúan en el dialogo, trabajando en las diversas áreas a fin de arribar a un acuerdo duradero que evite nuevos reclamos, para lo cual también el Gobernante debe sacudirse de las draconianas imposiciones que impone el F.M.I., lesivas al colectivo nacional.

 El diálogo con el Presidente de la República continua con otras organizaciones como las de los trabajadores, empleados públicos, universidades, jubilados y gremios clasistas  a fin de arribar a resoluciones consensuadas que posibiliten mantener la paz que requiere el país para salir del atolladero en que se encuentra, prosperar económicamente y poder combatir con eficacia las lacras permanentes y crecientes de pobreza y miseria en que se debaten millones de compatriotas, que es la causa principal de la proliferación de delincuentes de toda clase, nacionales y extranjeros que mantienen repletos y al reventar los irónicamente llamados Centros de Rehabilitación Social.

Esperamos que los diálogos sean fructíferos, vivir en paz todos los hogares como ya sucede con el retorno a las aulas de los estudiantes, demostremos ser país civilizado, archivemos el odio y la venganza, construyamos unidos la Nación con la que siempre soñamos, solidaria y feliz. O

 

Radio Luz y Vida

Cabildo aprobó cambio de denominación y orgánico funcional

Previous article

Hay acuerdo sobre el Brexit, anuncian Reino Unido y Unión Europea

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.

More in Opinión